Abrazada por el mar, Cartagena fue declarada Patrimonio Nacional el 30 de diciembre de 1959 y Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1986. Se conoce con varios nombres: "Ciudad amurallada" o "La Heroica" y es uno de los más importantes sitios turísticos de Colombia, el que más riqueza arquitectónica e histórica guarda en cada uno de sus románticos rincones visitados por miles de turistas en el mundo.


La ciudad de Cartagena, capital del departamento de Bolívar, es sinónimo de romanticismo y de historia. No es necesario buscar para encontrar en cada esquina alguna de estas características, pues su arquitectura y entorno hablan por sí solos.

Es una de las bahías más hermosas del continente que se ubica a dos metros sobre el nivel del mar y con una temperatura de 25°C a 30°C. Fue fundada el 1 de junio de 1533 por Don Pedro de Heredia, en el sitio que los antiguos aborígenes llamaban Calamar. Fue uno de los puertos más importantes del Reino de España, según cuenta la historia y por esto, fue blanco de los piratas y corsarios que durante casi tres siglos decidieron asaltarla


En la actualidad continúa siendo un punto geográfico importante pues su puerto tiene 52 muelles aptos para barcos de diferente tonelaje. Por allí se movilizan un millón y medio de toneladas, de las cuales 900 mil corresponden a importaciones.


El centro histórico de "La ciudad amurallada" está compuesto por un área de 100 kilómetros cuadrados. En su parte civil o urbana están los barrios de Centro, San Diego y Getsemaní. Hay un distrito militar y es obligatorio pasear por sus murallas (zona que cuenta con una extensión de 11 kilómetros), deleitarse con sus puertas y construcciones; también es obligatorio visitar los castillos de San Fernando de Bocachica y San Felipe de Barajas; los fuertes de Pastelillo, Manzanillo y Santa Cruz de Castillo Grande.


Cartagena también cuenta con el Convento de San Pedro Claver, construido en la primera mitad del siglo XVIII y que se conserva en muy buen estado. La lista la complementan el Palacio de la Inquisición (data de 1770), donde es posible encontrar objetos coloniales y piezas precolombinas; la Catedral de Cartagena, edificación que cuenta con un altar es tallado en madera y recubierto en oro; y las Bóvedas, ubicadas en la plaza de su mismo nombre, que datan de 1789.



A dos horas de Cartagena es posible encontrarse con un verdadero paraíso, las Islas del Rosario, un pequeño archipiélago localizado al sur de la Bahía de Cartagena, que cuenta con aguas cristalinas y un hermoso fondo coralino. También se puede ir hasta Barú, una Isla delimitada por la Bahía, el Canal del Dique y el mar Caribe, con unas playas que se han ganado el título de las más bellas del mundo. Es obligatorio visitar además el poblado de Bocachica, donde el visitante se encuentra con platos típicos de pescado; las playas de La Boquilla, Mompox y Magangué, entre otros lugares de la región.

Arquitectura amurallada


Cartagena está rodeada de murallas que abarcan 11 kilómetros y fueron mandadas a construir por los reyes de España, con el fin de defenderse de los ataques de los piratas. Debido a las cruentas batallas que se libraron allí, fue llamada como "La Ciudad Heroica".

Sin duda alguna el mayor atractivo que tiene la ciudad de Cartagena es su arquitectura, pues es el testimonio de las etapas de la conquista y colonial. Esta ciudad le permite al visitante disfrutar de valiosas construcciones religiosas y militares.

En materia religiosa la arquitectura de la zona histórica de Cartagena ofrece doce edificaciones, entre iglesias y conventos, entre ellas: La Catedral, cuya construcción se inicia en 1575; la iglesia de San Pedro Claver terminada en 1735 con el nombre de San Ignacio, restaurada y bautizada en 1888 con el nombre de San Pedro Claver; la iglesia y convento de Santo Domingo (las edificaciones más antiguas de la ciudad construidas entre 1559 y 1570); la iglesia de Santo Toribio de Mogrovejo; la iglesia y convento de Santa Clara de Asís; la capilla de San Roque en Getsemaní, la iglesia de la Santísima Trinidad, construida sobre una de las plazas que conservan un auténtico ambiente colonial; el convento de la Popa, localizado en el cerro que lleva su mismo nombre; el convento e iglesia de San Francisco, la capilla de Santa Teresa, el convento de Carmelitas y el convento e iglesia de San Diego.


La arquitectura militar de "La Heroica" tiene su origen en los continuos ataques piratas a la ciudad, lo que motivó al Felipe II ordenar la fortificación con la construcción de las murallas que tardaron un siglo en ser construidas. Su costo podría calcularse hoy día en más de 100 millones de dólares.


Las murallas que rodean a Cartagena contenían cerca de 27 baluartes entre la ciudad y el Abarral de Getsemaní, los cuales no existen ya. Aún así, se conservan dos castillos construidos para la defensa: el de San Fernando en Bocachica principiado en 1697 y el Castillo de San Felipe de Barajas, monumento histórico de incomparable valor.

La arquitectura civil brinda un conjunto armónico de casas, entre las que se pueden mencionar las señoriales de la Inquisición, el Real Consulado de Aduanas y Salina en la Calle del Sargento Mayor; la casa del Marqués de Valdehoyos en la Calle de la Factoría; la del Conde de Pestagua en la Calle de Santo Domingo, entre otras. Aún así, una de las casas más famosa está situada en el barrio de El Cabrero. En ella vivió y murió el ex presidente de la República y cartagenero de nacimiento, Rafael Núñez.

"La Heróica" es por excelencia el epicentro de los eventos y de las actividades más importantes que se programan en Colombia, entre las más destacadas se encuentran el Festival Internacional de Cine, uno de los más antiguos del mundo; y el tradicional Concurso Nacional de la Belleza que anualmente elige a la mujer más bella de Colombia desde 1947, año de su fundación.