Cuando Cortés llegó en 1530, Acapulco era un pueblo indígena en el que sé estableció un centro de construcción de barcos, lo que convirtió a Acapulco en un importante centro comercial al abrirse la ruta entre Filipinas y España, con la Nao de China. La vía marítima era el único acceso al puerto, por tal razón, los españoles construyeron El Fuerte de San Diego, para resguardarse de los piratas, como Sir Francis Drake, Mas adelante el Fuerte fue sitiado por las tropas del ejercito insurgente, comandadas por el Gral. José María Morelos y Pavón. En 1818 los españoles se marcharon llevándose con ellos el próspero comercio que generaban.

 

Fuerte de San Diego

El Fuerte de San Diego es parte esencial de la fisonomía del puerto de Acapulco. este importante inmueble alberga al Museo Histórico de Acapulco, que comprende 13 Salas de exhibición permanente y una sala de exposiciones temporales. El discurso del museo pretende identificar a los guerrerenses con su propia historia y, para el público, ofrece información de hechos relacionados con esta sede tan significativa; la antigua fortaleza muestra una síntesis de su rico pasado, la cultura de los primeros pobladores acapulqueños, la conquista de los Mares del Sur, el comercio con el Oriente, la piratería en el Océano Pacífico, la hazaña militar de José María Morelos y Pavón y aspectos de constructivos de la propia fortaleza. Acapulco representa el punto de unión de varios continentes, encrucijada de pueblos y culturas, hogar de la célebre Nao de China o Galeón de Manila y de sus ferias; el puerto guarda en su museo lo más destacado de su historia. Actualmente, el Museo Histórico del Fuerte de San Diego, ofrece un espectáculo de luz y sonido, el cual se presenta los días viernes y sábados a las 9:00 p.m. y consiste en una proyección multimedia que narra en 25 minutos, la leyenda de Acapulco y la historia del Fuerte de San Diego. Visitas: Martes a Domingo de 9:30 a 18:30 

Calle Hornitos y Morelos S/n.

 

Museo Histórico Naval

En sus instalaciones, el Museo exhibe modelos navales a escala, planos de navíos antiguos y modernos, cartografía, una sección destinada a los veleros de la Armada de México, y otra dedicada a gráficas antiguas del puerto de Acapulco. Se agregan secciones destinadas a la exhibición de pecios y caracoles de todo el mundo, el taller de armado de modelos navales abierto al público, así como museografía sobre la ruta Acapulco-Manila –llamada coloquialmente: “La Nao de la China”- y sobre las expediciones al Pacífico noroeste (Vancouver, Alaska, estrecho de Bering) que zarparon de Acapulco y San Blas en el último tercio del siglo XVIII. El Museo también cuenta con una biblioteca para consulta de más de 300 libros y documentos sobre los temas presentes en el Museo. El Museo también realiza actos culturales relacionados con la temática marítima de México: Presentación de libros, obras de teatro y conferencias en fechas específicas que se anuncian con la debida antelación. Los fondos para la operación del Museo se recaban por medio de un programa permanente de recaudación de fondos –abierto para todo el público- a cambio de recibos deducibles del pago del I.S.R., autorizados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. De lunes a Domingo de 10 a 14 y de 17 a 22 hrs.

Av. Costera Miguel Alemán 125

 

Zona Arqueológica de Palma Sola

Asentada en los terrenos de lo que se conoce como "El Anfiteatro" de la Bahía de Acapulco, ésta zona presenta al visitante un interesante conjunto de rocas grabadas con una gran variedad de imágenes entre las que destacan figuras humanas en diversas actitudes. Las estructuras se relacionan con un centro ceremonial. Se supone que pertenecen a los periodos Preclásico Medio y Clásico. Visitas: Lunes a Domingo de 10:00 a 18:00 hrs.

6 km. al norte de la Ciudad de Acapulco

 

Casa Dolores Olmedo

Esta casa perteneció a Sra. Dolores Olmedo, gran impulsora de las artes y la cultura en México. Entre 1956 y 1957, cuando Diego Rivera, amigo de antaño de la Sra. Olmedo, llegó a vivir a su casa de verano en Acapulco debido a la enfermedad que padecía (cáncer); por lo que ahí realizó sus últimas obras antes de morir; entre las que destacan varias puestas del sol, un mural en el techo que consiste en un paisaje marítimo en el que aparece Dolores Olmedo como una sirena rodeada de cuatro estrellas, así como un sapo-rana, figura que simboliza a Diego Rivera, ofreciendo a su amada un corazón y una paleta. La obra más significativa de este lugar se encuentra en la fachada principal de la casa, donde aparecen Exekatlkalli o Ehecatlcalli (la casa del Dios Echécatl), este mural ocupa 70 metros cuadrados de la residencia. De igual manera, Diego Rivera plasmó en relieve a los dioses Aztecas Quetzalcoátl (Dios de la Guerra) y Tláloc (Dios de la lluvia).

Inalámbrica #6 Cerro de la Pinzona, Col. Centro